El PC, los juegos y yo

De niño (80-90’s), tuve mucha afición por los videojuegos ‘arcades’, los flippers. Encontraba que la experiencia de desafío entre máquina y humano, era tan novedosa, tan especial, tan futurista.

Estas máquinas, con sus retos y niveles llenos de colores que ponían a prueba nuestras habilidades motrices, de memoria, de concentración, bajo la recompensa de una puntuación, la cual -si era lo suficientemente buena- podría registrarse en su memoria y lograr ser parte del hi-score.

Quería saber cómo funcionaban. Y ahí comenzó todo.


A mis 10 años, comencé a tener acceso a computadores. Eso si, de forma muy esporádica, cada vez que visitaba casa de familiares más tecnificados. Mientras tanto, estudiaba y aprendía todo sobre estas «cajas mágicas». Su estructura electrónica, su lógica, los códigos e instrucciones, lenguajes con los se podían ejecutar funciones programadas.

A los 13 años, daba mis primeros pasos en la programación, BASIC y algoritmos secuenciales.

A mis 15 años, comencé el camino del hacking. Un newbie.

A mis 17, junto a compañeros del liceo, fuimos seleccionados para representar nuestra casa de estudio en el encuentro nacional de computación organizado por la UDP. Cupo obtenido tras una excelente participación en las clasificatorias en nuestra ciudad.

A mis 19, tuve mi primer PC, lo compré usado, mientras trabajaba en Blockbuster y estudiaba Ingeniería en Informática en la UCT. Era un Olidata con procesador AMD K6-II y sistema operativo WindowsME. Al tiempo le cambié OS y upgradee algunos componentes.

Naked vintage PC

A mis 20 años, tuve la oportunidad de vivir en una gaming house donde aprendí bastante de hardware y desarollo web, nuestro anfitrión y mentor era experto en el área informática.

A mis 22 años estuve encargado del laboratorio de computación de la Facultad de Arquitectura de la UA.

A mis 24 años, recibí la propuesta de ingresar a la PDI en el área de Cibercrimen.

A mis 25 años, trabajé como encargado de servicio técnico de computadores. Armando, configurando y arreglando PC y laptops.

A mis 26 fundamos Goin Entertainment, una empresa dedicada al ocio-productivo. Desarrollamos, junto a un talentoso equipo, un TCG llamado Arkna. Gran parte del trabajo, era realizado frente a un PC, utilizando mucha tecnología open-source y modelos de trabajos innovadores, como el trabajo-remoto así como publicidad en redes sociales. Al año siguiente, fusionamos Goin con otras dos entidades, para fundar IguanaBee, una empresa dedicada al desarrollo de juegos, principalmente videojuegos.

Equipo IguanaBee 2011

A mis 29 comencé a trabajar en la empresa que soñaba. Devir. Al principio como desarrollador web, además de generar contenido para diferentes proyectos de marketing digital. Hoy día, como estratega digital trabajando en la transformación digital de la compañía.

En resumen, mi vida ha estado ligada al trabajo en el mundo digital y lúdico. Una vida de PC y juegos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.