La educación de los juegos

Enseñar a entretener

Me es extraño ver, hoy en día, que en diferentes instituciones de educación superior existan carreras destinadas a educar sobre diseño de juegos. Me es extraño, porque siempre he creído que los institutos y universidades buscan construir adultos profesionales que mejoren la sociedad a través de sus diferentes experticias y especialidades.

Médicos, Educadores, Ingenieros, Científicos y muchos otros profesionales especialistas se han estado formando desde hace muchos siglos, desde antes que tuvieramos un sistema de educación si quiera. Pero ¿por qué hoy, a casi un milenio de la aparición de primeras universidades, comienzan a aparecer especialidades dedicadas al desarrollo de juego, al diseño de juegos?

Me es extraño, y salta a la duda pensar: ¿Por qué ahora?, por qué ahora siendo que los juegos han existido desde… siempre.

Estamos de acuerdo, que como sociedad y como personas tenemos ciertas necesidades básicas para existir. alimentación, seguridad, descanso, salud, etc. Pero también tenemos la necesidad entretenernos, de divertirnos, de disfrutar nuestro tiempo conciente en lo que más placer nos cause. Los juegos, como actividades lúdicas, siempre han estado ahí. En el principio de nuestra vida como una actividad de aprendizaje, de reconocimiento de patrones, de medición, de contacto con el mundo de una forma segura. En siguientes etapas, el juego toma una forma más estructurada, y suele ser más competitiva, llegando a convertirse incluso en una actividad física dedicada, un deporte. Siempre han estado ahí, ¿pero ahora los estamos viendo y estudiando?. ¿Qué o quién ha evitado que pase esto?.

Siglos atrás, la gente que tenía cierta posición luchaba por mantenerla, luchaba por darle lo mejor a los suyos. Unían tribus, subyugaban otras, controlaban terrenos y ofrecían seguridad a sus subditos. Se mantenía al poder a través de la fuerza física y el castigo, incluso penal… pero la gente después de un tiempo, descubrió que era más fuerte que su regente. Con el tiempo cambió, y misteriosamente apareció una fuerza divina que era ahora la que señalaba las líneas de sangre que podían regir. Ya no era la violencia física, sino el miedo a lo divino lo que mantenía el poder… pero la gente después de un tiempo, dejo de creer y perdió ese miedo. Luego los regentes notaron que en la educación y la capacidad que tenían las personas en abrir sus mentes, descubrir el mundo y comprenderlo era donde estaba el real poder. Ahí se limitó todo… incluso el juego.

Los juegos antes del oscurantismo, existieron en muchas de las culturas occidentales que nos precedieron. Los griegos cultivaban bastante el arte de la entretención. Continuamente indagaban y disfrutaban del hecho de crear y vivir experiencias nuevas. Experiencias que permitieran disfrutar junto a otros, que permitieran estrechar lazos de cariño entre los humanos. Experiencias que incluso permitían enfrentar en grandes duelos físicos y mentales a otros oponentes pero con el respeto de jamás dañar al otro. El deporte, como lo conocemos hoy.

Guerras, que afectan en las sociedades como un terremoto a la tierra, destruyen todo, actividades ser pierden y se olvidan.

Durante el imperio romano a pesar de no haber desaparecido el juego, el gobierno lo privatizó ¡y de la mejor forma!. A la voz Roma, puede que una de las primeras imágenes que se vengan a mente es la de los coliseos romanos, y como no, si son grandes estructuras que se erigen hasta nuestros días y que albergaron uno de los juegos más “entretenidos” con los cuales no solo mantuvieron a una sociedad controlada, sino también definió la educación de su sociedad.

Y a pesar que desaparecieron los coliseos, los centros de juegos de azar, que implicaban apuestas fueron controlados por las siguientes generaciones. La moneda tenía valor, era el nuevo gobernante, y todo debía ser controlado.

Durante el oscurantismo no sólo la educación fue limitada, los juegos también. Pero fue sólo un período. Una etapa de niebla que finalmente se despejó y permitió el resurgir de una nueva sociedad.

Aún así han pasados muchos años del Renacimiento, y recien ahora surge la educación de profesionales del diseño de juegos.

El juego es parte importante de la vida, como mencionaba anteriormente, es una forma de satisfacer la necesidad de diversión, de satisfacción, de placer por el humano y la sociedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.